Series

Curon la serie de Netflix de terror ¿Qué nos parece tras el primer episodio?

Curon es la nueva serie de terror de Netflix, rodada en Italia y con muchas similitudes (según algunos usuarios de la plataforma de streaming) con la fantástica serie de Dark.

Hemos visto el primer episodio y queremos darte nuestra valoración.

Curon una nueva serie de ficción europea en Netflix.

Tras las series de Marianne, Dark, o Zone Blanche, toca ver desde el 10 de junio esta serie rodada en Italia y que nos deja conocer un extraño misterio que ocurrió en el pasado.

La serie de Netflix narra la historia de una mujer que regresa a la aldea para conocer los secretos de su pasado, mientras huye de su “marido”. La protagonista vuelve con sus hijos adolescentes al lugar de sus pesadillas.

Allí se encuentran con un pueblo sumergido en el agua, un campanario sin campana, y un padre con claros signos de desequilibrio mental.

Anna, la protagonista desaparecida, sus hijos son Mauro y Daria (Federico Russo y Margherita Morchio). Daria una de las jovenes protonistas es descrita como “una chica siempre enfadada con todos los que la rodean o con su madre, que está cada vez más paranoica, o con su padre, que no se sabe donde se encuentra”. Mauro su hermano mellizo es sordo, pero usa un audífono que él mismo modificó.

Thomas (Luca Lionello), un hombre solitario que “conoce los secretos de Curon”. Albert (Alessandro Tedeschi), primer amor de Anna; y Micki (Juju Di Domenico), “una chica con muchos amigos, pero que está pasando por un momento delicado en su vida”. La serie está dirigida por Fabio Mollo y Lyda Patitucci y escrita por Ezio Abbate, entre otros.

¿…Ver más allá del primer episodio?

Tras el primer episodio te quedas con muchas dudas, y no por la trama en si, sino por la calidad del producto.

Fallos de coordinación de la historia, personajes que no quedan muy claros, incluso errores de producción que no dejan muy bien a la serie.

Como cuestiones no entendibles en el primer episodio y sin querer hacer spoiler está: el asunto del drone, la fiesta donde acude Daria (sin conocer a nadie supuestamente), y la casa-castillo donde acude la familia al completo y donde no encontramos signos de abandono aunque solo vive el padre de Anna.

Son los pequeños detalles los que hacen que un producto, en este caso una serie, pase de la mediocridad a una fantástica experiencia audiovisual. En el primer capítulo, todo parece bastante atropellado y sin ton ni son, sin hablar de los “extraños” momentos que contiene la historia.

Pero en este vida hay que dar una segunda oportunidad, y seguramente habrá que esperar hasta el episodio dos o tres para valorar si es una buena o mala serie. Por el momento, no es Dark todo lo que reluce.

Esta primera temporada de Curon cuenta con siete episodios en la plataforma de Netflix.

 

Join The Discussion